Acusan a un ejecutivo de Foxconn de robar 5.700 iPhone

Un ejecutivo de Foxconn, compañía encargada de fabricar los teléfonos de Apple, se enfrenta a 10 años de cárcel tras ser acusado de robar a su propia empresa 5.700 iPhone.

Evidentemente, el destino de estos dispositivos no era otro que la venta ilegal, con la que se habría embolsado la friolera cantidad de 1,5 millones de dólares.

Según varias informaciones, el acusado forzó a ocho de sus subordinados a extraer unidades de iPhone 5 y iPhone 5s de la planta de Foxconn en Shenzhen (China) entre los años 2013 y 2014.

Por otro lado, parece que los teléfonos robados no eran la versión final para consumidores, sino dispositivos en pruebas, lo que facilitaba que los subordinados pudiesen extraerlos sin llamar la atención de nadie.

Por lo demás, varias fuentes afirman que la operación se ha destapado tras una auditoría interna realizada por la compañía, lo que ha llevado al arresto del acusado.

Aun así, el ejecutivo, un taiwanés apellidado Tsai, todavía tiene que acudir a juicio, aunque tiene muy pocas probabilidades de salir indemne del mismo y esquivar la cárcel.