El Apple Watch supera diversas pruebas acuáticas

Aunque cómo sabéis el Apple Watch posee una certificación IPX7, los de Cupertino no recomiendan realizar ningún tipo de actividad acuática con él.

Pues bien, para intentar poner un poco al límite el dispositivo en este aspecto, un nadador lo ha llevado puesto mientras nada más de mil metros. ¿El resultado? El Apple Watch no sufre ningún tipo de problema.

Aunque es no es todo, ya que por si hubiese algún tipo de duda sobre la resistencia al agua del Apple Watch, un nadador también lo ha llevado puesto mientras realizaba un salto de trampolín de 10 metros de altura, teniendo el mismo resultado que la prueba anterior.

Por último, y por si fuera poco, han introducido el Apple Watch en una máquina que simula la misma presión que hay en una profundidad de 40 metros, volviendo a salir victorioso el Apple Watch cómo si nada hubiese pasado.

En definitiva, el Apple Watch soporta el agua mucho más de lo que Apple ha comunicado en un principio, por lo que simplemente parece una manera de guardarse las espaldas por lo que pudiese pasar.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Vais a utilizar el Apple Watch en la piscina o mientras os ducháis? Yo sigo sin tenerlo muy claro.